Fecha: 12 / 2 / 2018
Mientras Boca se debate por quién debe ser el N° 9
Superliga

River se enreda en el juego y en los números


Mientras Boca se debate por quién debe ser el N° 9, al equipo lo ayuda la suerte, River se enreda en el juego y en los números, dilapida objetivos y sufre con Lanús


BOCA
En la búsqueda por alzar un título, a lo largo de ese recorrido, se van moldeando los principales candidatos. Los grandes, especialmente Boca y River, son continuamente un número puesto para ese debate. Detrás puede aparecer alguna revelación, como actualmente intenta serlo Talleres de Córdoba. Sin embargo, para finalmente ser campeón -dicen los protagonistas- se necesita que a las producciones se le agregue una cuota de fortuna. Anoche, en la victoria ante Temperley por 1-0, quedó en claro que el equipo de los Barros Schelotto también cuenta con aquello pese a dominar la Superliga de punta a punta. La incomodidad y desesperación externa desaparecieron gracias a esa vía, cuando no pasaba un buen domingo. Porque Boca no jugaba bien y le costaba vulnerar a su rival, pero un centro de Fabra desde la izquierda terminó en el arco de Ayala.

El xeneize se acostumbró a que cuando las cosas no salen, sorprende. Cuando pierde un partido, sorprende. Y cuando le cuesta definir un partido que, en la previa parece accesible, también. En la semana, Gastón Esmerado, DT de Temperley, no había puesto entre las probabilidades una derrota. Confiaba en su equipo y su plan ya estaba en su cabeza. Y mal no le salió, pese a irse derrotado. Boca jugó el peor partido del 2018: incómodo, por momentos sin la pelota y, curiosamente para un conjunto goleador, sin tantas ocasiones claras. De hecho, no pudo imponer el vértigo de los cinco minutos iniciales que los rivales siempre sufren, sobre todo cuando visitan la Bombonera, y fue la primera vez en el campeonato que se retiró al descanso sin convertir goles en su estadio. Síntoma evidente de que el rumbo no se presentaba tan claro como siempre.

RIVER
ra una prueba de fuego para River. No solo por la necesidad de ganar dos partidos de forma consecutiva luego de casi cinco meses (147 días) en la Superliga, sino también por dejar atrás, con una mínima revancha, los fantasmas que Lanús le producía tras la dolorosa eliminación en la última Copa Libertadores. Pero, una vez más, volvió a caer en el pantano de irregularidad que lo acecha desde aquella fatídica noche del 31 de octubre y el Granate, con un equipo diezmado y varios juveniles, lo aprovechó para recomponerse: ganó tras ocho fechas.

Ya caído de la pelea por el título (está a 19 puntos del líder boca), y a 17 días del debut en el certamen continental frente a Flamengo en Río de Janeiro, River no pudo a aprovechar el envión que había logrado al vencer a Olimpo y hasta decreció en lo futbolístico. Sin frescura ni creatividad, se vio un equipo inconexo y con poca movilidad de mitad de cancha para adelante. Tan es así que la situación más clara de gol se generó a los seis minutos a partir de una avivada de Ponzio que terminó desperdiciando Scocco solo frente al arco.


volver


Ejercicios
Nutrición
Salud
Radio y TV
Recuerdos
Peñas
Curiosidades
octubre
D L M M J V S
123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031
River
Boca
San Lorenzo
Racing
Independien.

votar
ver resultados
Infosport© 2006 infosportsaladillo.com.ar
Reservados todos los derechos