Fecha: 21 / 7 / 2019
El argentino que fue ídolo del Barcelona y regaló toda su fortuna
IDOLO!!!

La increíble historia

El argentino que fue ídolo del Barcelona y regaló toda su fortuna:
Lo quisieron Boca y River pero fue comprado por el Barça en los 70. TIró paredes con el holandés Cruyff y vivió en una mansión con zoológico propio, se retiró antes de los 30 años y rifó su riqueza


Algún veterano lo mira de reojo, lo reconoce y se acerca a saludarlo. Otro se anima a pedirle una selfie. Para los más jóvenes es un hombre cualquiera, uno más. Juan Carlos Heredia se pasea de entrecasa en el café de una estación de servicio de Barrio Argüello, al noroeste de Córdoba Capital, saluda con familiaridad a los encargados y se anticipa a la entrevista con un cortado. Antes de dar rienda suelta a la charla hace marchar otro.

Su historia comenzó a media hora de allí, en Alto Alberdi, donde su padre Milonga Heredia había echado raíces. Él fue quien escribió primero el apellido en los libros del fútbol, tirando paredes con Adolfo Pedernera, Herminio Masantonio, José Manuel Charro Moreno y Enrique Chueco García en la selección argentina. Decían que ese cordobés atrevido milongueaba a los defensores y de ahí el apodo heredado por su hijo, con el diminutivo correspondiente.

Milonguita fue el tercero de cuatro hermanos: "Mi viejo me puso Juan Carlos, como él, porque tenía fe de que saliera jugador de fútbol". El extraordinario presentimiento se materializó a sus pocos años de vida. Al diamante en bruto se lo pudo llevar Instituto de Córdoba para reunirlo con estrellas como el Pitón Ardiles y la Cata Oviedo, pero el Club Universitario le ofreció un trabajo estable a su papá y se lo birló.

El protagonista de este relato digno de una película es fanático de Belgrano y lo que pocos saben es que estuvo muy cerca de iniciar su carrera deportiva en Talleres. De hecho la "T" fue quien se fijó en él primero y lo citó para una pretemporada con apenas 17 años. Bernardo Patricio Cuchi Cos y Eduardo Bocadito Quiroga, otros interesantes proyectos del fútbol cordobés, fueron sus laderos en las pasadas físicas que se extendieron por dos semanas. Probaron cerca de 70 jugadores y ellos siempre miraron de afuera. Hasta que un dirigente se acercó y les dijo: "Son muy jovencitos, no tienen ni pelos en las piernas. Nosotros necesitamos soluciones, no promesas. Vengan el año que viene".


Por dos motivos no se sintió tan mal Milonguita ante el rechazo. Primero porque se terminaban las pesadas tareas físicas e iba a volver a la "U" a tocar la pelota. Segundo porque en el fondo, como buen hincha pirata, siempre tuvo dudas de ponerse la camiseta blanquiazul en ese entonces.

En febrero del 70 el otro grande de su provincia fue a buscarlo a Universitario. El presidente de Belgrano ofreció dinero y el préstamo de cinco jugadores a cambio de su pase. Milonguita no estaba convencido, temía que lo dejaran colgado otra vez afuera de la cancha y su deseo de ser futbolista se terminara de frustrar. Llamil Simes era el DT del conjunto celeste que analizaba variantes para ir en busca del título de liga cordobesa.

Finalmente concurrió e integró la delantera del once suplente junto a Cos y Quiroga: fue un festín. Simes les dio la pechera titular y los goles no cesaron. Inmediatamente dio la orden: "Se quedan". Ese torneo coronó a Belgrano y también a Milonguita, quien convirtió el gol definitorio para el 1-0 en el clásico ante Talleres en la última fecha. Revela el goleador que los directivos rivales se arrimaron para felicitarlo después del partido y se insultaban entre ellos buscando al responsable de no haberlo fichado en la pretemporada anterior.

Nada menos que seis equipos de Buenos Aires se fijaron en este tridente ofensivo para comprarlo. Boca ofreció 105 millones de pesos (de ese entonces), pero el presidente Alfredo Escuti tenía la idea de hacer un Belgrano grande que le ganara al Xeneize y a River, de local y de visitante. El Pirata hizo un brillante Nacional 71 y ya no pudo retener a sus figuras. Ángel Labruna (DT del campeón Rosario Central) le echó el ojo a Milonguita en un amistoso celebrado en Arroyito por el título conseguido y el club canalla se lo quedó a cambio de 22 millones de pesos. Aunque allí duraría muy poco, apenas 4 meses.

Lo habían sondeado de Colombia cuando empresarios que habían viajado desde España le prestaron atención. Buscaban un centrodelantero y, ante la ausencia de Aldo Pedro Poy por lesión, Labruna lo mandó arriba en un partido como visitante contra San Lorenzo. Ahí lo apuntaron y lo siguieron algunos cotejos más. El Barcelona era el club interesado en su ficha. La operación se llevó a cabo a espaldas del entrenador, que no quería saber nada con desprenderse de él.

Con memoria fotográfica, detalla: "Me ofrecieron 300.000 dólares y yo, de agrandado, pedí 50.000 más. Departamento, auto, todo sin problemas incluido en el contrato. Central me debía dos meses y dos premios y me pagó todo ahí mismo. Firmé el contrato y me fui 15 días de vacaciones de Córdoba antes de viajar a España".

Eran otros tiempos. No cualquier joven era vendido por una millonada a Europa. Pero las necesidades de la familia Heredia no lo hicieron titubear a la hora de armar las valijas. Las condiciones de su hogar en el popular barrio cordobés de Altamira lo convencieron: "Vivíamos en una habitación de 4 por 4, imaginate cómo dormíamos. La única casa berreta de la cuadra era la nuestra y yo quería sacar a mi familia de la pobreza". Tras firmar el contrato y cobrar un adelanto, Milonguita quitó la ropa que estaba tendida en su casa y tendió billetes de 100 dólares con broches para darles la sorpresa a sus padres. "Esto es para que construyamos la casa", les informó haciendo brotar lágrimas en los ojos a ambos.
volver

 Haga click sobre la miniatura para ver la imagen ampliada.



Ejercicios
Nutrición
Salud
Radio y TV
Recuerdos
Peñas
Curiosidades
noviembre
D L M M J V S
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Independien
Racing
San Lorenzo
Otro

votar
ver resultados
Infosport© 2006 infosportsaladillo.com.ar
Reservados todos los derechos