Ejercicio
Factores externos y rendimiento físico

Según el Dr. Mellerowics todas las funciones biológicas del rendimiento son influenciadas por la temperatura del medio, la humedad, presión atmosférica y por la hora.. Para todos los esfuerzos del rendimiento y factores fisiológicos-constitucionales existen valores óptimos de temperatura, humedad, presión y horario, pero no han sido estudiados a fondo.

Según Wezler Y Thaur la temperatura del medio muestra una considerable influencia sobre las pulsaciones del corazón, volumen de las pulsaciones, volumen minuto, aptitud de la presión arterial y diferencia del volumen respiratorio en una persona sana. Se pueden encontrar diferencias en el aspecto cuantitativo, en el rendimiento de una persona bajo la influencia de la temperatura, pero apenas algún indicio en el aspecto cualitativo del mismo.

Durante el rendimiento el organismo produce considerables cantidades de temperatura propia, que puede ser 10 a 20 veces el valor del metabolismo basal. Estas grandes cantidades de temperatura provocadas por el rendimiento aumentan la temperatura interior, a pesar de los grandes esfuerzos que realiza el organismo para regular su medio interno.

Las pulsaciones y el volumen minuto cardíaco aumentan en el trabajo el equilibrio cuando la temperatura interior es mayor, produciéndose una disminución de la diferencia arterio-venosa para la distribución y descarga de la temperatura muscular.

La temperatura, humedad y movimiento de aire de las zonas de bienestar de una persona en reposo, se diferencian considerablemente de los valores óptimos para rendimientos de diferentes tamaños y duración. La mayoría de los investigadores están de acuerdo con que las temperaturas bajas (menos de 20 º) favorecen los rendimientos constantes, mientras que las temperaturas más elevadas favorecen los rendimientos de fuerza y velocidad.

Se ha probado que durante una carrera a pie, en una zona de clima caluroso y húmedo, las tasas de ventilación se mantienen constantes, mientras que la frecuencia respiratoria aumenta notablemente, al igual que el cociente Vd/Vt, sin relación aparente con la demanda metabólica o con la estimulación de los quimiorreceptores propios del ejercicio en sí.

Todavía no se ha encontrado una respuesta fehaciente que determine porque el ser humano adopta este tipo de respuestas en el ejercicio, siendo que este tipo de respiración es ineficiente tanto desde el aspecto mecánico como en el intercambio gaseoso.

Otro factor externo considerado muy influyente en el rendimiento deportivo es la altitud, la cual presenta dos tipos de respuestas:

1. Aguda: cuando se realiza un ejercicio en la altitud, la ventilación se eleva por encima de los valores obtenidos a nivel del mar, para realizar el mismo esfuerzo. Este valor se considera significativo cuando se alcanzan los 2.400mts. o más de altitud, descendiendo la saturación normal de oxígeno de 98% al 93%.
Aunque esta respuesta ventilatoria se incremente, no lograra compensar el efecto de la disminución de la presión de oxígeno, en el rendimiento aeróbico, teniendo en cuenta que dicha presión disminuye desproporcionadamente al aumentar la altitud, y que la presión de CO2 se mantiene constante.

2. Crónica: la ventilación pulmonar que aumenta al elevar la altitud se mantiene constante durante todo el período de estancia en ella.
Las persona que nacen y viven en la altura presentan una respuesta respiratoria muy diferente, ya que tienden a hipoventilar mantener un gradiente menor alvéolo-arterial de oxígeno, posiblemente esto suceda porque presentan una mayor capacidad de difusión pulmonar y una mayor densidad capilar pulmonar. Esta hiperventilación disminuye la presión de CO2, aumentando por lo tanto el ph sanguíneo.


El ejercicio físico también puede verse afectado por la contaminación ambiental, como puede ser el ozono que provoca un incremento en la resistencia de las vías aéreas, produciendo respiraciones rápidas y superficiales. Loa atletas más afectados por dicha contaminación son aquellos que practican deportes de muy larga duración.

En cuanto a lo que se refiere a la influencia del horario en el que se desarrolle un esfuerzo físico, se sabe que la fuerza varía a lo largo del día, habiéndose comprobado que el horario en el que se obtiene el máximo valor es antes del almuerzo, luego del mismo se reduce y el descenso más pronunciado se da entre las 2 y 4 horas de la madrugada. Después del sueño o de una guardia nocturna la fuerza disminuye en un 20-30% comparándola con la fuerza del resto del día. Después del sueño ésta aumenta gradualmente, alcanzando su máximo valor entre las 3 a 5 horas siguientes. Se recomienda a los deportistas en general dormir entre 7 y 8 horas diarias.

También podemos mencionar la época del año como un factor influyente en el desarrollo de la fuerza, los investigadores al respecto recomiendan como la estación más propicia el verano, mientras que el invierno es su opuesto para obtener buenos resultados en el desarrollo de la fuerza. A esto se le puede agregar la influencia favorable de la irradiación solar sobre la capacidad de trabajo, la salud, el desarrollo de las cualidades físicas, incluyendo la fuerza.

Otra cualidad física que se ve afectada por la temperatura es la flexibilidad, ya que el movimiento articular puede mejorar hasta un 20% cuando la temperatura asciende a los 40º y baja igualmente cuando la misma desciende a temperaturas cercanas a 0º.


Bibliografía consultada:


- "Fisiología del Ejercicio" de López Chicharro y Fernández Vaquero.
- "Megafuerza" de Iván Román Suárez.
- "Preparacíon Física 1 y 3" de Pila Teleña.


Volver
Ejercicios
Nutrición
Salud
Radio y TV
Recuerdos
Peñas
Curiosidades
diciembre
D L M M J V S
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
Holan
Guillerno
Almiron
Benedetto
Ponzio

votar
ver resultados
Infosport© 2006 infosportsaladillo.com.ar
Reservados todos los derechos