Abdominales y buena postura

A la hora de realizar un plan de entrenamiento físico es de suma importancia tener como premisa inicial, las condiciones físicas de la persona a entrenar, fundamentalmente si dicha persona presenta algún problema postural o patología que corregir, ya que éste será un factor determinante en el buen desarrollo de la actividad física.

Recordemos brevemente que la postura correcta de una persona esta basada en su columna vertebral y sus curvas normales: Una curva convexa hacia delante en la región cervical. Una curva convexa hacia atrás en la región dorsal o torácica. Una curva convexa hacia delante en la región lumbar. Si la postura de la persona coincide con las curvas normales de la columna, su pelvis se encontrará en posición neutra, mientras que si la misma está alterada, la posición de la pelvis se encontrará en anteversión (aumento de la lordosis lumbar) o en retroversión (rectificación de la lordosis lumbar).

También es importante tener en cuenta que las causas de una mala postura pueden depender de un mal alineamiento óseo, de mala función capsuloligamentosa, desarrollo muscular bilateral desequilibrado, excesiva reiteración de posiciones inapropiadas; las cuales podrían producir defectos estructurales y además de posibles alteraciones en el plano muscular. Por lo tanto ya sea que se presente uno o varios de éstos factores combinados, si existe la alteración en el plano muscular, se podrá corregir la postura realizando un trabajo adecuado.

Para poder comprender con mayor claridad la importancia de la posición de la pelvis y su incidencia en la postura correcta, veremos con mayor detalle los músculos que accionan en ella. Tomando como referencia el eje transversal de los movimientos de la pelvis existen cuatro grupos musculares que modifican su posición:

Los que traccionan por delante y hacia arriba produciendo retroversión: ABDOMINALES.

Los que traccionan por delante hacia abajo produciendo antevesión: FLEXORES DE CADERA.

Los que traccionan por atrás hacia arriba produciendo anteversión: ESPINALES.

Los que traccionan por detrás y hacia abajo produciendo retroversión: GLÚTEOS E ISQUIOTIBIALES.

Si estos grupos musculares se encuentran en equilibrio, la pelvis estará en posición neutra, pero si por ejemplo hay un acortamiento en los espinales o en los flexores de cadera, observaremos una apostura cifolordótica, o de lo contrario si existe un acortamiento en abdominales o en glúteos e isquiotibiales, observaremos una postura con la espalda aplanada o en C.

Acción de los músculos abdominales en la elevación del tronco

Cuando un individuo intenta incorporarse desde la posición de decúbito supino a la de sentado, por más que tenga debilidad o parálisis en los abdominales, logrará hacerlo gracias a la acción de los flexores de cadera, ya que éstos además de ser un grupo muscular mucho más potente se insertan en la pelvis y pasan por delante de la articulación de la cadera, mientras que los abdominales no.

Los abdominales solamente actúan en la elevación del tronco, encorvando la espalda y como estabilizadores de la pelvis Los flexores de cadera ejercen su acción tanto con las piernas flexionadas como extendidas, ya que este es un grupo monoarticular y no logra relajarse en este ejercicio. Por otro lado es importante saber que el aumento de la fuerza en este grupo muscular y su acortamiento causarán una posición hiperlordótica (hiperextensión de la columna lumbar) en la bipedestación.

Cuando intentamos realizar abdominales dejando en tronco fijo en decúbito supino y haciendo elevación y descenso de piernas, también estamos accionando a los flexores de cadera, los abdominales sólo ejercen una función estabilizadora de la pelvis, evitando la anteversión de la misma. En la inclinación oblicua del tronco ocurrirá lo mismo que en la elevación frontal del tronco si los músculos oblicuos externos son débiles.

Como conclusión podemos decir que: A la hora de trabajar los abdominales es fundamental evaluar previamente la potencia y elongación de los flexores de cadera y la elongación de los espinales, glúteos e isquiotibiales.

Una recomendación para los entrenadores o instructores: Tratar de incorporar en los planes de trabajo los ejercicios de abdominales y espinales al principio ya que por lo general si se escriben al final son salteados, omitidos o reducidos.

Fuente: www.deporsalud.com
Volver
Ejercicios
Nutrición
Salud
Radio y TV
Recuerdos
Peñas
Curiosidades
diciembre
D L M M J V S
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
Holan
Guillerno
Almiron
Benedetto
Ponzio

votar
ver resultados
Infosport© 2006 infosportsaladillo.com.ar
Reservados todos los derechos