Evaluación de la ingesta alimentaria de jugadoras de hockey sobre césped

Autores: Rossi Ma. Laura, Garat Ma. Fernanda, Spirito Ma. Florencia, Bazan Nelio.

RESUMEN

El hockey sobre césped es un deporte amateur ampliamente difundido en la Argentina. Es practicado en colegios y clubes por ambos sexos de diferentes edades quienes lo integran al resto de sus actividades como la escuela, el trabajo y otras actividades recreativas y/o competitivas. Pese a esto, la información disponible sobre alimentación es escasa. La mayoría de los clubes no cuentan con profesionales de la nutrición ni con fondos destinados a esta temática.
Una adecuada nutrición es primordial durante la adolescencia, un periodo clave en el crecimiento y en la formación de hábitos de alimentación. Su papel se acrecienta si a esto se suma la práctica deportiva. Por tal motivo, resulta vital evaluar la ingesta alimentaria de adolescentes mujeres que practican este deporte para poder desarrollar programas de educación nutricional tendientes a mejorar el rendimiento y permitir un adecuado crecimiento y desarrollo.
Objetivo: Estimar el consumo de macro y de micronutrientes en jugadoras de hockey sobre césped mediante un registro de ingesta de tres días, durante el período Agosto-Octubre de 2006.
Las variables estudiadas fueron:
 Consumo energético
 % de grasas
 g de proteína/ Kg. de peso/ día
 g de hidratos de carbono/ Kg. de peso corporal/ día
 g de hidratos de carbono/ Kg. de peso corporal/ previo a la competencia
 Ingesta de Calcio
 Ingesta de Hierro.

Resultados: Se estudiaron 60 jugadoras. El Consumo energético fue Inadecuado en el 63,33% de las jugadoras. El 45% (n = 27) no alcanzaba a cubrir el 90% del gasto energético teórico estimado. El Porcentaje de grasa, fue Inadecuado en el 70% y la Ingesta proteica en el 40%. Con respecto a los hidratos de carbono, el consumo diario fue Adecuado en el 60% pero el consumo previo a la competencia fue Inadecuado en el 98%. Con respecto a los micronutrientes, la ingesta fue Inadecuada en el 93,33% para el Calcio y en el 55% para el Hierro.


INTRODUCCIÓN

Marco Teórico

Antecedentes históricos.
El hockey tal como hoy se lo conoce, es una de las formas de juego de pelota con palo más antiguas a las cuales el hombre se inclinó desde distintas épocas y lugares. Este deporte, a lo largo de la historia ha sufrido constantes modificaciones, pero su tradición perdura desde hace miles de años. Alrededor del 3000 a.C. los pueblos de China, Persia e India tenían predilección por este tipo de juegos, aunque se desconoce como los llamaban. Los primeros datos históricos se remontan al antiguo imperio persa, dónde se lo nombra en numerosas leyendas heroicas alrededor de los años 550-500 a. C.1-2 En América, tanto central como del sur, también se pueden rastrear juegos muy similares al hockey sobre césped actual. 3
En la primera mitad del siglo XIX se establecieron las bases del hockey moderno en Inglaterra e Irlanda y la fundación de la Asociación Inglesa de Hockey en 1866 es considerada la fecha oficial del nacimiento del juego organizado. Pese a las sucesivas reformas que ha sufrido se lo considera el juego más antiguo que en la actualidad está incluido dentro del programa olímpico, tras la participación de equipos nacionales masculinos en 1908 por primera vez. Las federaciones mundiales de hockey masculino y femenino se unieron en 1976, lo que permitió la inclusión de equipos de mujeres en los Juegos Olímpicos de Moscú en 1980.
A partir de los Juegos Olímpicos de Montreal, en 1976, la aparición de la superficie sintética originó cambios en los requerimientos técnicos, tácticos y fisiológicos, modificándose los gestos y la velocidad del juego. También evolucionaron los medios materiales con los que se fabrican los sticks y la bocha permitiendo una práctica mucho más precisa, dando como resultado un juego más vistoso y físicamente más exigente.
En la Argentina, la historia del hockey es mucho más reciente. A comienzos del siglo XX, comienzan a practicarlo residentes de origen británico, en su mayoría, empleados del ferrocarril. Sin embargo las damas lo hicieron primero en forma oficial en varios colegios. Maestras de educación física traídas de Inglaterra por algunos de los colegios llamados ingleses como por ejemplo St. Catherine's School de Quilmes, Quilmes High School y Alexandra College de Belgrano, comenzaron con la enseñanza de este deporte.

Características del juego.
El hockey se practica de manera no profesional donde se compite en equipos por categorías de edad. Es un deporte acíclico (presenta desplazamientos con cambios de dirección, intensidad, velocidad y distancia por lo que el empleo de la fuerza y de la concentración se utilizan a intervalos diferentes), de conjunto, de contacto y asimétrico (el palo se lleva con la mano izquierda en el extremo, y la mano derecha en el medio). 4-5
Los equipos están compuestos por 11 jugadores, incluyendo un arquero. El partido se juega en dos tiempos de 35 minutos cada uno, con un intervalo de 5 a 10 minutos. Sin embargo, a diferencia de otros deportes, el tiempo de conteo no se detiene si la bocha sale fuera de los límites de campo por lo que los 70 minutos de juego, que marca el reloj cuando finaliza el partido, no son reales. Los tiempos de pausa son mayores al tiempo neto de juego observando ciertas diferencias según la categoría y el sexo; siendo en general los hombres los que presentan menor tiempo de pausa.
En relación con las demandas metabólicas, el hockey sobre césped es una actividad deportiva rápida de tipo aeróbico-anaeróbico alterna. Muchas carreras cortas, combinadas con detenciones, cambios de dirección, giros y pasos hacia la bocha caracterizan las demandas del metabolismo anaeróbico mientras que la duración total del partido determina la dependencia del metabolismo oxidativo. Durante el juego se realizan esfuerzos de distinta intensidad, predominando los de baja y media intensidad (89% marcha, trote) por sobre los de alta y muy alta intensidad (11% carreras y sprints).6

Adolescencia, Nutrición y rendimiento deportivo
La adolescencia es un proceso vital caracterizado por importantes cambios, tanto en la esfera biológica, psíquica como social, propios de una etapa de pleno crecimiento y desarrollo. Éstos se llevarán a cabo de acuerdo al potencial genético y a su interacción con el medio ambiente. Este periodo intensivo de crecimiento trae aparejados cambios corporales, aumento de las necesidades nutricionales y modificaciones en los hábitos alimentarios. 7-8-9
Los nutrientes que favorecen el crecimiento pasan a ser de real importancia en la nutrición del adolescente. No sólo se debe tener en cuenta la mayor demanda energética, sino también la plástica por modificación de las masas corporales.
El importante incremento de la masa libre de grasa, que casi se duplica durante el brote de crecimiento púberal, conlleva una elevación de las necesidades energéticas, proteicas y de algunos micronutrientes, que superan a las de cualquier otra época de la vida. Además, los adolescentes que practican actividad física presentan un incremento de la utilización y pérdida de macro y micronutrientes inducidos por el ejercicio.
El rendimiento deportivo depende de varios factores: ambientales, socioeconómicos, educacionales, culturales, psicológicos y personales. Dentro los personales, se incluyen la genética, el entrenamiento y la nutrición.
Una alimentación adecuada es un aspecto muy importante para lograr óptimos resultados, una mejor recuperación entre competencias, alcanzar y mantener un peso corporal adecuado y disminuir el riesgo de lesiones, trastornos alimentarios y enfermedades. Además, brinda confianza para enfrentar la prueba por la seguridad de estar bien preparado. Aún conociendo éstos beneficios, muchos jóvenes deportistas no alcanzan sus objetivos nutricionales. Gradualmente intentan independizarse de sus padres y, en cuanto a la alimentación suelen rechazar los hábitos familiares como forma de reafirmar su propia identidad. Los adolescentes pueden utilizar los alimentos como medio para experimentar, obtener el control o para establecer su individualidad. Así suelen observarse numerosos y frecuentes errores, por ejemplo la desorganización en los horarios de ingesta, el incumplimiento en el número de comidas (tanto en cantidad como en calidad), el exagerado consumo de comidas rápidas fuera de casa, y la realización de dietas no supervisadas. 10 La educación alimentaria - nutricional, entonces, adquiere una especial importancia debido a que los requerimientos nutricionales son muy elevados para hacer frente a estos cambios, y es necesario asegurar un adecuado aporte de energía y nutrientes para evitar situaciones carenciales que puedan ocasionar alteraciones y trastornos de la salud.

Justificación de la relevancia del tema.

El hockey sobre césped es en la Argentina un deporte amateur ampliamente extendido. Es practicado en colegios y clubes por jóvenes de un amplio rango de edades quienes lo integran al resto de sus actividades como la escuela, el trabajo y otras actividades recreativas y/o competitivas. A pesar de su gran difusión, la información disponible acerca de las características de los jugadores de diferentes categorías en cuanto a su alimentación es realmente escasa. A su vez, la mayoría de los clubes no cuentan con profesionales de la nutrición ni con fondos destinados a esta temática. Dada la importancia de la adecuada nutrición durante la adolescencia, un periodo clave en el crecimiento y en la formación de hábitos de alimentación y, teniendo en cuenta que la practica deportiva conlleva un aumento en el gasto energético y en la utilización de nutrientes, consideramos de suma importancia investigar la ingesta alimentaria de las adolescentes mujeres que realizan este deporte.
En esta investigación planteamos la necesidad de analizar la ingesta dietética de las jugadoras de hockey amateur de las categorías de perfeccionamiento y de desarrollo consideradas por los entrenadores y coordinadores del Club como de proyección aportando información útil para mejorar la calidad de la alimentación y favorecer el crecimiento y rendimiento deportivo. Los resultados obtenidos permitirán tener una visión integral de las adolescentes que practican este deporte y servirán como punto de partida para identificar la situación nutricional prevalente para así poder elaborar un programa de educación adecuado a la situación observada.


Problema

¿Cómo es la ingesta alimentaria de las jugadoras de hockey sobre césped?

Objetivo

Estimar el consumo de macro y de micronutrientes y su adecuación en jugadores de hockey sobre césped.


DESARROLLO

Caracterización de la población

Blanco: jugadoras de hockey
Accesible: jugadoras de hockey de las categorías sexta y quinta del club Hindú, de la localidad de Don Torcuato y jugadoras de preselección de hockey de la Escuela Formativa del CeNARD categoría sub.-17. Buenos Aires, Argentina.

Criterios de inclusión:
Sexo femenino
Jugar al hockey
Jugar en las categorías sexta, quinta o sub.-17.
Estar formando parte del equipo durante los meses de agosto a octubre de 2006.
Acceder a formar parte de la investigación.
Criterios de exclusión:
No prestarse a formar parte de la investigación.
Criterios de eliminación:
No completar la totalidad de evaluaciones




Diseño del estudio

Descriptivo y transversal.

Tipo de muestreo

No aleatorio, de conveniencia.

Operacionalización de las Variables

 Consumo energético
Se midió en Kilocalorías/día. Se categorizó en:

• Adecuado: ≥ 90% y ≤ 110% del gasto energético estimado mediante el método FAO - OMS 11
• Inadecuado: < 90% o > 110% del gasto energético estimado mediante el método FAO - OMS.

 Porcentaje de grasas
Porcentaje de kilocalorías aportadas por grasas sobre el total de kilocalorías ingeridas. Se categorizó en:

• Adecuado: ≤ 30% del Consumo energético.
• Inadecuado: >30% del Consumo energético.

 Consumo proteico
Se midió en gramos (g) de proteína/ kilogramos (Kg.) de peso corporal (PC)/ día. Se categorizó en:

• Adecuado: ≥ 1,4g /Kg. de PC/ día. 12
• Inadecuado: < 1,4g /Kg. de PC/ día.

 Consumo de Hidratos de Carbono
Se midió en g de Hidratos de Carbono/ Kg. de PC/ día. Se categorizó en:

• Adecuado: ≥ 5g de Hidratos de Carbono /Kg. de PC/ día. 13
• Inadecuado: < 5g de Hidratos de Carbono /Kg. de PC/ día.

 Consumo de Hidratos de Carbono previo a la competencia.
Se midió en g de Hidratos de Carbono/ Kg. de PC/ 2-3 hs antes del partido. Se categorizó en:

• Adecuado: ≥ 2g de Hidratos de Carbono/ Kg. de PC/ día.
• Inadecuado: < 2g de Hidratos de Carbono/ Kg. de PC/ día.

 Ingesta de Calcio
Se midió en miligramos (mg) de calcio/día. Se categorizó en:

• Adecuado: ≥ 90% de 1300mg / día. 14
• Inadecuado: < 90% de de 1300mg / día.

 Ingesta de Hierro
Se midió en mg de hierro/ día. Se categorizó en:

• Adecuado: ≥ 90% de 15mg / día.
• Inadecuado: < 90% de 15mg/ día.

Fuentes de datos e instrumentos de recolección

Para recolectar los datos sobre el consumo de alimentos se diseño una planilla de Registro de Ingesta autodirigida. (Ver ANEXO N º 1) La planilla fue enviada vía e-mail y/o impresa, según la disponibilidad y preferencia de la jugadora. Se dieron charlas de asesoramiento, explicando la forma de completar el registro. Las atletas podían consultar dudas acerca del llenado del recordatorio vía e-mail en forma permanente, o una vez a la semana en forma personal, un día de entrenamiento habitual.
En la planilla se solicitaba que indicaran el tipo y la cantidad de alimento ingerido en cada una de sus comidas durante tres días, uno de entrenamiento, uno de competencia y uno de descanso (definido éste último, como aquel en el que no hubo entrenamiento ni partido).
Para estimar el gramaje de cada una de las porciones se utilizaron tablas de equivalencias y modelos visuales de alimentos. 15-16 Para el cálculo de macro y micronutrientes se consultaron diferentes tablas de composición química de alimentos. 17-19
Los datos obtenidos fueron volcados y procesados en el programa Microsoft Office Excel 2003.
El análisis de los datos fue realizado con el paquete estadístico SPSS (versión 11.0).


RESULTADOS

Descripción de la muestra

Se estudiaron 60 jugadoras de entre 15 y 18 años de edad. Todas presentaron un Índice de Masa Corporal normal para su edad.20

Análisis de las variables

Se comprobó ajuste a distribución normal de variables cuantitativas a través de la prueba no paramétrica de Kolmogorov-Smirnov con corrección de Lilliefors, para un nivel de significación de 0,20. Las variables se describieron a través de media y desviación típica (para las que ajustaban a distribución normal), o mediana y rango intercuartilíco.
El nivel de significación se fijó para un valor de p = 0,05. Todas las variables, excepto la Ingesta de hierro (p K-S = 0,002), ajustaron a distribución normal según descripción que se muestra en el Cuadro N ° 1.


Cuadro N ° 1
VARIABLE MEDIA D.E. Mínimo Máximo
Consumo energético 2172,67 552,98 1009,33 3894,67
Porcentaje de grasas 32,70 4,91 20,33 48,33
Consumo proteico 1,50 0,33 0,76 2,44
Consumo de Hidratos de Carbono 5,11 1,55 1,16 9,01
Consumo de Hidratos de Carbono previo a la competencia 1 0,51 0 2,21
Ingesta de Calcio 731,68 235,63 304,78 1314,00
Fuente: elaboración propia.

Para la variable Ingesta de hierro la mediana y el rango intercuartilíco resultaron de 13,30 y de 3,85 respectivamente.



El Consumo energético mostró ser Inadecuado en el 63,33% (n = 38) de las jugadoras. Entre ellas, el 45% (n = 27) no alcanzaba a cubrir el 90% del gasto energético estimado por el método de FAO – OMS.

Con respecto al Porcentaje de grasa, fue Inadecuado en el 70% (n = 42) de las jugadoras, quienes cubrían más del 30% de su Consumo energético con lípidos.

La Ingesta proteica era Inadecuada en el 40% (n = 24). La distribución que mostró esta variable se detalla en el Cuadro N º 2.
Cuadro N º 2
g de proteínas/ Kg. de PC / día n %
< 1,4 24 40,00
1,4 – 1,7 23 38,33
> 1,7 13 21,67
TOTAL 60 100,00
Fuente: elaboración propia

El Consumo de Hidratos de Carbono fue Adecuado en el 60% (n = 36), con un consumo de 5g o más de Hidratos de Carbono/ Kg. de PC/ día.

La variable Consumo de Hidratos de Carbono previo a la competencia se distribuyo como muestra el Cuadro N º 3.
Cuadro N º 3
g de Hidratos de Carbono/ Kg. de PC /previo a la competencia n %
< 1 30 57,69
1– 2 21 40,38
> 2 1 1,92
TOTAL 52 100,00
Fuente: elaboración propia
El 98% mostró un Consumo de Hidratos de Carbono previo a la competencia Inadecuado. El 57 % de las jugadoras no alcanzaban a cubrir 1g de Hidratos de Carbono/ Kg. de PC /previo a la competencia

En el 93,33% (n = 56) la Ingesta de calcio era Inadecuada.

En el 55% (n = 33) la Ingesta de hierro era Inadecuada.



DISCUSION

Lamentablemente se dispone de pocos datos vigentes sobre los cuales basar las recomendaciones que cubran las necesidades nutricionales de los adolescentes, más aun si éstos realizan una actividad física habitual. La mayoría de las recomendaciones se apoyan en estimaciones de ingesta relacionadas con la buena salud y crecimiento, extrapolados de la investigación en animales o en niños y en adultos. Parte de la dificultad radica en el hecho de que los estudios no deberían tomar en cuenta solo la edad sino también la etapa de madurez psicofísica la cuál resulta muy variable de un adolescente a otro.21-24
Los patrones alimentarios en esta etapa suelen ser desorganizados por la independencia creciente, la mayor participación en la vida social y los programas de actividades. Por otra parte, con frecuencia se sienten incómodos por sus cambios corporales y esto puede acarrear manipulaciones dietéticas que ocasionen una conducta alimentaria inadecuada. Si está conducta se prolonga en el tiempo, determinando el déficit de uno o mas nutrientes, podría ocasionar un menor crecimiento, un menor desarrollo intelectual y/o un menor rendimiento deportivo.
Una dieta apropiada puede suministrar la nutrición necesaria para un adecuado crecimiento y desarrollo así como también, para practicar cualquier deporte.25-26 Los alimentos, aportando macro y micronutirentes, permiten cubrir los requerimientos para mantener las funciones del organismo, como la respiración, la circulación, regulación de la temperatura corporal, el crecimiento y el trabajo físico.27-28

El requerimiento de energía estimado compatible con un buen estado de salud se define como la ingesta dietética suficiente para mantener el balance energético según edad, sexo, peso, talla y nivel de actividad física. Al sopesar cada una de estas variables, la actividad física es la más determinante. En el caso de la muestra estudiada, casi la mitad de las jugadoras no alcanzaban a cubrir las demandas impuestas por el entrenamiento deportivo. Esto coincide con otras investigaciones, que advierten acerca del riesgo de desarrollar trastornos alimentarios, déficit nutricionales futuros, y de sufrir mermas en el rendimiento.29-31

Los hidratos de carbono constituyen un nutriente clave para la práctica deportiva, brindando glucosa al músculo esquelético y glucosa y fructosa al hígado para la síntesis de glucógeno. Habitualmente la recomendación se realiza en porcentaje del valor calórico total, que en un adolescente debería cubrir aproximadamente un 55%. No obstante, lo ideal en el ámbito deportivo es prescribir en función del peso corporal. Así en deportes intermitentes como fútbol o hockey los requerimientos se encuentran alrededor de los 5-8g de hidratos de carbono /Kg. de PC / día (Onzari 2002). 32 Un aporte inadecuado de este nutriente, influirá negativamente en las reservas de glucógeno, necesarias para el aporte de energía durante el entrenamiento y el partido.
Fischbach (2004) observó que, en deportista de alto rendimiento de 4 disciplinas diferentes (Hockey, Karate, fútbol y Handbol) que entrenaban en el CENARD, el consumo de carbohidratos era insuficiente. Dentro del Hockey, de 22 encuestados solo 5 (23%) cubrían suficientemente sus requerimientos. Los consumos más bajos se observaron mayoritariamente en adolescentes y entre quienes tenían más horas de entrenamiento.
Al considerar la ingesta de hidratos de carbono previa a la competencia, el aporte de 4 a 5g/Kg. de PC, tres a cuatro horas antes, tanto como1 a 2g / Kg. de PC una hora antes del ejercicio de resistencia mantienen o elevan la glucosa sanguínea lo que mejora la oxidación de este macronutriente y, en consecuencia, el rendimiento (Onzari, 2004). En el caso de las jugadoras estudiadas, se tomó arbitrariamente un punto de corte intermedio considerando como adecuado consumir al menos 2g de hidratos de carbono previos a la competencia.
Lo observado en nuestra investigación, coincidió con lo consultado en otros estudios. La ingesta diaria de hidratos de carbono fue inadecuada (98%) principalmente en las horas previas a la competencia, con el correspondiente riesgo de sentir fatiga más rápidamente y de cometer más errores mentales durante el partido.

Las proteínas constituyen el nutriente plástico, para mantenimiento y reparación de tejidos y, según la edad, para el crecimiento. La recomendación para adolescentes mujeres de 14 a 16 años y de 16 a 18 años es de 0,9g y 0,8g de proteínas / Kg. de PC/ día respectivamente.33 Sin embargo, la práctica de una actividad intermitente de alta intensidad como el hockey determina que la recomendación ascienda a 1,4 –1,7 g de proteínas / Kg. de peso / día. (Onzari, 2004)
Los patrones alimentarios de la población argentina dan cuenta de una disponibilidad y de un consumo que satisface las recomendaciones.34 Sin embargo, el 40% de las jugadoras estudiadas no cubría adecuadamente sus necesidades proteicas para la realización de la actividad física, y un 5% (n = 3) no alcanzaba la recomendación de proteínas para la edad.

Con respecto a la grasa, se aconseja que el consumo ronde el 30% del consumo energético total, realicen o no actividad física. Esto permite cubrir las demandas de ácidos grasos esenciales y priorizar como fuente de energía a los hidratos de carbono.
Sin embargo, en la población estudiada, el 70% excedía esta recomendación. Este porcentaje cobra mas importancia, al tener en cuenta que la morbi – mortalidad por enfermedades cardiovasculares ocupa el primer lugar entre las causas de muerte en la población adulta argentina.
Los micronutrientes desempeñan un papel importante en el crecimiento y desarrollo de los adolescentes. Es muy importante la necesidad de calcio, para el aumento de la masa esquelética y de hierro, para favorecer la expansión de la masa eritrocitaria y muscular y para cubrir las pérdidas en heces, orina, piel y menstruación. Pese a los incrementos significativos en las necesidades, se ha demostrado que la ingesta de estos nutrientes es inferior a los niveles recomendados para adolescentes más aún en las mujeres.35
El calcio es uno de los nutrientes a los que se le debe prestar particular atención. Alrededor de 4 años después de los primeros signos de desarrollo puberal, la mujer adquiere cerca del 50% de la masa mineral ósea. Dos años después de la menarca, tiene el 85% de su masa mineral ósea, mientras que a los siete años posteriores ya no se observan variaciones significativas. La ingesta baja de calcio durante la adolescencia se relaciona con menor densidad ósea en las mujeres, aumentando el riesgo de osteoporosis en una etapa subsecuente de la vida.
Es alarmante que de las 60 adolescentes estudiadas, 56 (93%) consumían una cantidad Inadecuada de este mineral.

La deficiencia de hierro se encuentra dentro de las más frecuentes dentro de la población argentina, siendo las mujeres en edad fértil uno de los grupos de mayor vulnerabilidad. Tener un óptimo mecanismo aeróbico depende esencialmente de la posibilidad de hacer llegar una gran cantidad de oxígeno a los músculos y depende también de la capacidad de los músculos para utilizar un porcentaje elevado de este gas como aceptor final de electrones de la fosforilación oxidativa. 36 Dentro de los aspectos nutricionales, un aporte adecuado de hierro es indispensable para optimizar este mecanismo.
En la muestra estudiada, mas de la mitad de las adolescentes deportistas no alcanzaban a cubrir adecuadamente este mineral.

Recomendaciones
El entrenamiento es un proceso pedagógico, el objetivo es lograr un alto rendimiento deportivo, que se planifica mediante un proceso de preparación individual y colectiva. El cuidado nutricional constituye uno de los pilares a los que jugadores y preparadores tienen acceso para aumentar dicho rendimiento.
El primer paso para la aplicación de un programa de educación es conocer la situación alimentaria de la población con que se trabaja y los registros de ingesta alimentaria constituyen una herramienta económica y de fácil aplicación para hacer una aproximación.
Muchos deportistas están en riesgo por la ingesta escasa de uno o más nutrientes revelando la necesidad de más programa de educación para atletas y para entrenadores.
A partir de los resultados obtenidos en el presente trabajo se sugiere la necesidad de implementar un programa de Educación Alimentaria Nutricional que contemple las necesidades fisiológicas y deportivas así como también los hábitos alimentarios de las jugadoras.

Conociendo la gran posibilidad de crecimiento que tiene el Hockey en nuestro país, es esperable que se amplíe el campo investigaciones relacionadas a éste. El presente trabajo tiene el potencial de servir como base para encarar futuros estudios, así como para su análisis y comparación con los ya realizados.


CONCLUSIONES

• El Consumo energético mostró ser Inadecuado en el 63,33% (n = 38) de las jugadoras. El 45% (n = 27) no alcanzaba a cubrir el 90% del gasto energético estimado por el método de FAO – OMS.

• El Porcentaje de grasa, fue Inadecuado en el 70% (n = 42) de las jugadoras, quienes cubrían más del 30% de su Consumo energético con lípidos.

• La Ingesta proteica era Inadecuada en el 40% (n = 24)

• El Consumo de Hidratos de Carbono fue Adecuado en el 60% (n = 36).

• El 98% mostró un Consumo de Hidratos de Carbono previo a la competencia Inadecuado. El 57 % de las jugadoras no alcanzaban a cubrir 1 g de Hidratos de Carbono/ Kg. de PC /previo a la competencia

• En el 93,33% (n = 56) la Ingesta de calcio era Inadecuada.

• En el 55% (n = 33) la Ingesta de hierro era Inadecuada.
Volver
Ejercicios
Nutrición
Salud
Radio y TV
Recuerdos
Peñas
Curiosidades
diciembre
D L M M J V S
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
Holan
Guillerno
Almiron
Benedetto
Ponzio

votar
ver resultados
Infosport© 2006 infosportsaladillo.com.ar
Reservados todos los derechos