Salud
Acerca de las contracturas postesfuerzo

Si bien ejercitarse es sano y sus efectos son conocidos por todos, los dolores y el disconfort que ocurren luego de la actividad física, incluso hasta varios días despues, es un motivo frecuente de abandono e interrupciones en la misma.

Sepa como evitarlo con un buen programa de entrada en calor, vuelta a la calma y ejercicios de elongación.



Más



Más allá de las lesiones musculares como la distensión y el desgarro (ruptura de fibras musculares), las contracturas, dolores y fatigas localizadas en los músculos ejercitados son los problemas más frecuentes. Existen dos tipos de contracturas reactivas al esfuerzo: una es durante o inmediatamente luego del esfuerzo físico y la segunda se produce luego de las 12 horas o más de ocurrida la actividad.

La forma aguda suele ocurrir por excesivo depósito de sustancias de deshecho a nivel del músculo producidas durante la actividad física. Se resuelve facilmente con un breve período de descanso. Si persiste prolongadamente no se deberá reiniciar la actividad hasta tanto haya cedido totalmente.


La forma tardía es más frecuente al reinicio de la actividad luego de un período largo de inactividad. Puede notar dolor, dureza y debilidad muscular. El pico de molestia suele ocurrir luego de los 2 primeros días del esfuerzo y persistir hasta una semana. Se cree que se deben a microdesgarros de las fibras musculares, que seran tanto más extensos dependiendo de la intensidad del esfuerzo realizado o la presencia de esfuerzos eccéntricos (con estiramiento del músculo, generalmente en su acción de freno). Además hay edema (colección de líquido inflamatorio en y alrededor del músculo), lo cual provoca dolor y rigidez muscular.

Como evitar o reducir este efecto adverso de la actividad física a su mínima expresión?

Un paso es realizar una muy buena entrada en calor antes de la actividad y una reducción gradual al terminar, con actividades aeróbicas de bajo impacto (caminar o bicicleta) y una adecuada elongación de los grupos musculares a trabajar. Sus músculos necesitan tiempo para adaptarse al esfuerzo. Por ejemplo, si se propone iniciar su actividad con una marcha de 5 kms. en 45 minutos, lo más conveniente al comienzo es caminar 3 km en ese tiempo y luego intensificar el paso para lograr el objetivo a lo largo de 10 días.



Aún cuando se ejercite regularmente, debe saber que cualquier nueva variante en tipo o intensidad de ejercicio, requerirá de esta adaptación.

Si ocurren estas contracturas, podrá seguir ejercitando las zonas no comprometidas. La zona afectada debe reposar y podrá ser tratada con masajes con hielo y suaves elongaciones. Eventualmente recurrir a un antiinflamatorio como la aspirina o el ibuprofeno. Hay evidencias que la vitamina C tambien puede ayudar a reducir este cuadro.

Si el dolor persiste varios días y no cede o reaparece al reinicio del esfuerzo, entonces lo prudente es consultar con el médico deportólogo. Hoy existen técnicas diagnósticas que permiten conocer el comportamiento dinámico de los grupos musculares, para detectar precozmente el porque de este déficit muscular o la presencia de desbalances en la función muscular, que con un correcto tratamiento evitan lesiones más serias y recurrentes.

Volver
Ejercicios
Nutrición
Salud
Radio y TV
Recuerdos
Peñas
Curiosidades
diciembre
D L M M J V S
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
Holan
Guillerno
Almiron
Benedetto
Ponzio

votar
ver resultados
Infosport© 2006 infosportsaladillo.com.ar
Reservados todos los derechos