Actividad física, osteoporosis, concepto y causas

CONCEPTO

Osteoporosis, enfermedad en la que el hueso se vuelve más poroso, aumentando el número y la amplitud de las cavidades o celdillas que existen en su interior. De esta manera, los huesos se vuelven más delgados y frágiles, y resisten peor los golpes, rompiéndose con facilidad. Son precisamente las fracturas las que originan los síntomas de esta enfermedad y condicionan su importancia y repercusión sociosanitaria.




¿QUÉ ES LA MASA ÓSEA?

La masa ósea es la cantidad de hueso (proteínas y minerales, fundamentalmente mineral de calcio) que presenta una persona en su esqueleto en un momento determinado. Depende de su edad, sexo y su raza. Sabemos, por ejemplo, que, a igualdad de edad y sexo, las personas de la raza negra tienen más masa ósea que las de la raza blanca o amarilla. El hueso no es ni mucho menos un órgano muerto, sin vida. En su seno se realizan continuamente procesos de remodelamiento, con una alternancia equilibrada de fases de destrucción y de formación o sea, reguladas por distintas sustancias hormonales, la actividad física del sujeto y la vitamina D, entre otras. La cantidad de masa ósea de una persona va aumentando paulatinamente desde el nacimiento, a medida que va creciendo el esqueleto, hasta alcanzar un valor máximo (que llamamos "pico de masa ósea") alrededor de los 30-35 años, en el momento de la madurez esquelética (Figura 1). En este periodo de tiempo disponemos de la mayor cantidad de masa ósea de toda nuestra vida.




Fig. 1. Cambios en la masa ósea con la edad

Por lo tanto, cuanto mayor y más favorable nos sea este saldo más difícil será que desarrollemos la osteoporosis. Efectivamente a esta edad nuestro hueso "se jubila" y tenemos que vivir de las rentas del capital acumulado el resto de nuestra vida, evitando en lo posible un saldo final negativo que vendría representado por la osteoporosis.



¿POR QUÉ SE PRODUCE LA OSTEOPOROSIS? CAUSAS...

Existe una pérdida natural de masa ósea que comienza muy poco después de haberse alcanzado el valor máximo, suele ser muy lenta (alrededor del 0,5% por año), y dura el resto de la vida. En los varones, sólo en casos de larga vida, con un valor bajo del pico de masa ósea en la juventud, se desarrolla la osteoporosis. La mujer ha sido peor tratada por la naturaleza en lo que respecta al metabolismo óseo.

En primer lugar, su valor de pico de masa ósea, alcanzado durante la época de la madurez esquelética, es inferior al del varón (hasta un 30-50% menor). Además, cuando llega la menopausia, al cesar la producción de hormonas por el ovario, algunas mujeres, no todas, pueden sufrir una pérdida más acelerada y rápida de masa ósea que llega a producir la llamada osteoporosis postmenopáusica, sin duda la forma más frecuente de osteoporosis. Al tener las mujeres un valor menor de la cantidad máxima de masa ósea y sufrir la osteoporosis es más fácil también que lleguen a tener cantidades de masa ósea que estén por debajo del límite mínimo de resistencia del hueso a los golpes. Se producen, así, las fracturas, la peor consecuencia de la enfermedad osteoporótica. Además de la osteoporosis de la menopausia existen otros tipos de osteoporosis mucho menos frecuentes que pueden aparecer como consecuencia de enfermedades endocrinas, reumáticas inflamatorias, enfermedades de la sangre o del hígado, o condicionadas por la toma de determinados medicamentos.



OSTEOPOROSIS DE LA MENOPAUSIA. FACTORES DE RIESGO.

Es preciso aclarar que no todas las mujeres van a desarrollar osteoporosis después de la menopausia. Se suelen considerar como factores de riesgo para el padecimiento de osteoporosis en mujeres tras la desaparición de la regla los siguientes:

La pérdida temprana de la menstruación (por ej. antes de los 45 años).

El tener antecedentes en la familia de esta enfermedad.



La vida sedentaria, con poco ejercicio físico y poco desarrollo de la masa muscular.

El ingerir poca cantidad de calcio con los alimentos.

El tabaco y el abuso del alcohol.

El no haber tenido hijos.

Existen una serie de análisis y de estudios radiológicos que, aplicados a la mujer con estos factores de riesgo, permitirán a los reumatólogos identificar a aquellas que estén sufriendo una pérdida rápida y acelerada de hueso, tras la menopausia, y, de esta forma, tomar las medidas preventivas necesarias para evitar el descenso excesivo de la cantidad de masa ósea. Se intentará, así, evitar que los huesos se vuelvan fácilmente quebradizos y aparezcan las fracturas.



SÍNTOMAS

Ya hemos dicho que la osteoporosis se manifiesta porque origina fundamentalmente fracturas, al disminuir la resistencia de los huesos.
Las localizaciones más importantes de las fracturas relacionadas con la osteoporosis son:
la muñeca, las vértebras y la cadera.

La fractura vertebral suele producirse alrededor de los 65 años. Muchas veces aparece después de un mínimo esfuerzo, o tras un golpe de tos o un estornudo. Puede producir un dolor intenso en la región correspondiente de la columna vertebral, con importante limitación de los movimientos de la misma. Otras veces, en cambio, las vértebras se van hundiendo poco a poco y puede no aparecer dolor.







Fig. 2. Pérdida de talla corporal y cambios característicos

de conformación corporal en la osteoporosis.

La repetición de las fracturas vertebrales produce una pérdida de estatura y una deformidad característica de la espalda con aparición de una joroba ("cifosis") más o menos acusada (Figura 2). Esta modificación de la disposición normal de la columna vertebral es la responsable de muchos de los dolores de espalda de las mujeres menopáusicas. Las fracturas vertebrales son mucho más frecuentes en las mujeres que en el hombre. Las fracturas de cadera aparecen más tarde en la vida de la mujer (generalmente después de los 70 años).

Cada año se producen en nuestro país 33.000 casos de fracturas de cadera en relación con la osteoporosis. Aunque se ha progresado mucho en el tratamiento y la asistencia de la fractura de cadera, hay que seguir considerando a este proceso como un acontecimiento grave en la vida de la mujer, con posibilidad de graves complicaciones y de secuelas importantes, que disminuyan la independencia y autonomía de la persona que las padece.



¿SE PUEDE PREVENIR LA OSTEOPOROSIS?

El primer procedimiento para prevenir la osteoporosis consiste en poner todos los requerimientos necesarios para alcanzar un buen pico de masa ósea, al llegar a la época de la madurez esquelética (30-35 años), ya que a partir de este momento deberemos vivir de las rentas de ese capital acumulado. Por eso, se recomienda, durante la adolescencia y la juventud, tomar una cantidad adecuada de calcio con los alimentos (Tabla 1), realizar un ejercicio físico correcto y suprimir el tabaco y el alcohol.

Logrando así, una buena cantidad de masa ósea.

Después de la menopausia, la disminución brusca en la producción de hormonas (estrógenos) por el ovario puede acelerar la destrucción de los huesos, con la alteración consiguiente del metabolismo del calcio. Existe por ello, hoy día, un acuerdo universal en virtud del cual recomendamos a la mujer, a estas edades, que incremente en su dieta la ingestión de calcio.

Volver
Ejercicios
Nutrición
Salud
Radio y TV
Recuerdos
Peñas
Curiosidades
diciembre
D L M M J V S
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
Holan
Guillerno
Almiron
Benedetto
Ponzio

votar
ver resultados
Infosport© 2006 infosportsaladillo.com.ar
Reservados todos los derechos